Diego Maradona, siempre polémico.

Farandula
Typography

En cada una de sus apariciones, Diego Maradona, tira con munición gruesa y cuando comienza a hablar no deja títere con cabeza.

En cada una de sus apariciones, Diego Maradona, tira con munición gruesa y cuando comienza a hablar no deja títere con cabeza.

Si bien parece una rima graciosa, el resultado de “googlear” su nombre arroja que dos de cada tres links contiene información sobre algún escándalo o pelea.

Tuvo un fin de año agitado y en el inicio del nuevo año no parece darse tregua el ex futbolista. Desde denuncias por evasión fiscal hasta juicios contra personas y personalidades con quienes en otro tiempo compartió momentos importantes de su vida personal. Hoy está en los medios porque denunció a su novia por robo. Con quien hace menos de 2 meses se comprometió en una lujosa fiesta. 

Similar suerte corrió la diva Susana Giménez, cuando el “10” decidió fijar una denuncia penal contra la conductora. Esto tiene que ver con la vez que Verónica Ojeda, su ex, visitó el programa de Susana y, a pesar de existir una orden cautelar de no divulgar datos de Diego Fernando, hijo de Maradona con Ojeda, la conductora dio información al aire del menor. El delito de desobediencia tiene una pena de prisión que va desde los 15 días hasta un año.

Su paso por la provincia de Misiones, Argentina, no fue una visita relajada. Todo lo contrario. Aprovechó las cámaras y micrófonos para descargar su batería contra sus enemigos de siempre en la AFA y en el entorno de la selección. 

Entre sus frases bajó línea hacia Buenos  Aires desde Misiones: “Grondona ya se hizo multimillonario, Bilardo está gagá, le sugiero que se venga a las Cataratas que están hermosas, y que Humbertito vaya a dirigir Primera C”. Y agregó: “Hoy me da mucha vergüenza que en las Olimpíadas no se vea la camiseta argentina, ni en el Mundial Sub 20, donde hasta juegan Jamaica y Tanzania. Perdimos prestigio con esta gente y lo único que tenemos es a Messi, pero un solo jugador no alcanza”. 

Sobre la marcha pareció entender que su presencia fue contratada para decir algo positivo sobre las Cataratas y dijo: “Los argentinos no valoramos lo que tenemos. Cuando una maravilla es nuestra no la valoramos. Viene gente de todo el mundo a conocer las Cataratas del Iguazú y sin embargo hay gente de mi país que aún no las conoce y prefiere ir a Cancún o decide viajar primero a las cataratas del Niágara”. 

Luego de ello, con algunas palabras más o menos, se levantó, hizo un par de fotos con algunos que insistieron lo suficiente y se fue a su habitación para luego volver a Buenos Aires con destino a Dubai. 

Suscríbase GRATIS al "New´s Letter" para recibir por e-mail las novedades de la Revista 3N